Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

A puntito de cumplir 4 años, así eres tú

Cada vez me cuesta más escribir de nosotras.

Por un lado, las más de 1,500 visitas diarias al blog me frenan.

Lo que empezó como una bitácora privada y personal donde hablaba de mi recién estrenada maternidad, se ha convertido en un punto de encuentro para muchas mujeres con los mismos miedos que tuve yo.

Sin ir más lejos, ya hay más de 88 comentarios de mujeres que se identifican con los primeros síntomas de embarazo que tuve yo a los 15 días.

Y al final, el miedo es el que mueve todo y el que me hace dar el paso de escribir hoy también.

Miedo a que sigas cumpliendo años y llegue el día en el que no te reconozca.

Miedo a que no me acuerde de tí porque haya caído en las garras de una demencia senil precoz.

Demencia senil que tuvo mi abuelo, mi madre…

Bueno lo de mi madre, es un caso a parte.

Tu abuela con valentía ya superó una operación de un tumor en el cabeza con 45 años. Una operación a vida o muerte que yo viví con 24 años pero que si me pasara a mí tu vivirías con 12 años.

Una operación que ahora 12 años después está pasando factura de nuevo…

Pero hoy no quería hablar de mis miedos, de mis inseguridades sino de tí.

Estás apuntito de cumplir 4 años.

4 años siendo mi niña grande.

Este curso escolar ha sido todo un reto para tí, tú primer año en la escuela y lejos de la gente que conocías y querías, lejos de la tierra que te vio nacer.

Ya entonces me lo pusiste fácil: parto rápido sin epidural y tu haciendo la mayor parte del trabajo.

Tenías tantas ganas de salir.

Bien.

Cuando vivimos tenías un léxico muy bueno para tu edad, y derrepente tienes que empezar de nuevo y aprender dos nuevos idiomas: euskera y castellano.

Han sido meses un poco frustrantes, no porque no entendieras sino porque no conseguías que te entendieran a tí. Pero preciosa, tú con tu sonrisa y tu mirada has cautivado a medio mundo ya.

Tu andereño me suele decir que cuando entrar por la puerta de clase, tu sonrisa y tu mirada iluminan la estancia. Y así eres tú.

Eres tenaz, divertida, cariñosa, buena amiga, cabezota, perfeccionista, alegre, sociable.

Eres mi luz y mi energía.

Tú me has hecho madre.

Llevas más de un mes preguntándome cuando es tu cumpleaños, tarareando “zorionak zuri” que has aprendido en euskera, pues….tu día está llegando.

Gracias por ser como eres, por decirme tantas veces que me quieres, por perdonarme cuando me equivoco que también me pasa y por dedicarme cada día una de tus mejores sonrisas.

Gracias por darme la oportunidad de ser tu ama. Ti amo tanto piccola mia, so che pensi che sei già grande ma sempre sarai la mia piccola, ti voglio bene oggi e sempre. Maite Zaitut Bihotza, Zorionak!

Suscríbete al Boletín del Domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *