Percentiles infantiles que son y lámina DIY

Hoy os voy a enseñar como estoy haciendo que aún no está acabada una lámina.

Una lámina que colgaré en la pared con los percentiles de mis hijas. Tanto de altura como de peso.

Generalmente cuando vas a las revisiones del pediatra, a tu bebé, lo pesan, miden la altura y el diámetro de la cabeza.

Luego comparan esos datos con unas gráficas que tienen y de ahí calculan el percentil.

De manera que si te dicen que estás tu hijo en un percentil 25 de altura, significa que de 100 niños habrá 75 niños que estén por encima, sean más altos, y 24 más bajos.

Y así a voz de pronto sería un resumen de qué es un percentil.

Desde mi experiencia como mamá de dos, os puedo decir….

Que con la primera, su pediatra, lo controlaba pero no me decía en qué percentil estaba….simplemente me decía que lo importante era que había ganado el peso que le correspondía ganar y que había crecido lo que le correspondía.

Esto es…y ahora me invento datos….imaginaros…

Si lo correcto era que del cuarto mes al quinto mes hubiera ganado 400gr (repito que me invento datos) y había sido así, me comunicaba que estaba todo bien. Punto.

Generalmente siempre fue así.

Con mi segunda hija donde ya estamos en otro país, otra cultura y otra forma de hacer las cosas.

Me apuntan directamente los datos en la gráfica de forma que visualmente veo su percentil.

¿Qué pasa con esto?

Pues que con la primera hija…prácticamente nunca fui consciente de si estaba en un pecentil 3, 5, 25, 50, 75 o el que fuera…..

Y como lo mejor es no comparar…no me interesaba saber las probabilidades de que de cada 100 niños mi hija fuera más alta o menos según la gráfica.

Digamos que viví más tranquila las revisiones porque lo importante era que había cogido y crecido lo que tenía que crecer.

Con la segunda….en ningún momento me han dicho que no esté cogiendo y creciendo lo que tiene que coger de un mes al otro. Sin embargo, está muy justa. Y muy por debajo a su hermana con la misma edad.

Y una que es adicta a la culpa ya empieza con el rum rum en la cabeza de que quizás sea culpa mía… que si estoy más nerviosa….que si la mudanza le ha podido afectar porque dejó de “crecer” a partir del tercer mes….que si es porque le puse el chupete (también al tercer mes) cuando nos mudamos….en fin…

Y si tiendo a echarme la culpa de todo, también tiendo (que es la parte que más me gusta)…a analizar y buscar soluciones.

Antes, podía regodearme con el sentimiento de culpa mucho tiempo, ahora en cuanto lo siento, actúo y busco alternativas.

Lo primero que hice fue leer libros e informarme.

Leyendo el libro ” Mi niño no me come” del pediatra Carlos González ya me he quedado más tranquila.

Tanto a mi primera como a mi segunda hija les he dado el pecho, y hemos tenido una lactancia materna exclusiva hasta los seis meses.

Puntualizo este dato, porque en su libro habla, (y esto ya son palabras mías, no cito textualmente),  de que las gráficas de los percentiles se hicieron en una época en la que se toman mucho biberón y que con el tiempo se dieron cuenta de que la evolución en el crecimiento de un niño con fórmula es distinto a la de un niño con leche materna.

Matiza, que los niños de leche materna, tienen un aumento muy rápido en las gráficas los primeros meses y luego cae para ir luego creciendo en menor medida.

También explica y deja muy claro que sólo son gráficas, que cada niño tiene una “línea” de crecimiento, todas válidas, y que las gráficas actuales son las medias de todas esas líneas.

Con lo que hay que darles la importancia real que tienen: nos orientan, nos guían pero no son la verdad absoluta.

Y ahí me vino la idea de plasmar en una lámina los datos de mi primera hija desde su nacimiento hasta los 3 años.

En altura ha estado siempre en la media, luego bajo pero ahora con tres años está en un percentil 25.

En peso refleja un poco la tendencia de la que he leído en el libro de Carlos González, donde hay un crecimiento importante en los primeros meses y luego se pierde ese ritmo y se baja, ganando poco a poco.

Según la estaba haciendo, ví, que había estado más de un año fuera de la gráfica. Nunca me preocupé por ello porque porcentualmente de una revisión a otra ganaba lo que le tocaba.

Sobre #percentiles hablaré en el #blog próximamente, mientras sigo personalizando esta #lámina. La colección es #specialdelivery de #pebbles #inprogress #scrapbooking #scrap #diyblogger

Sobre #percentiles hablaré en el #blog próximamente, mientras sigo personalizando esta #lámina. La colección es #specialdelivery de #pebbles #inprogress #scrapbooking #scrap #diyblogger

Así haciendo este ejercicio de trazar toda la línea…, me ha ayudado a relativizar esa pequeña angustia que tengo ahora al ver que mi segunda está por las líneas inferiores después de haber tenido un pico alto.

Porque la vida no es un camino recto, hay subidas y bajadas, lo importante es estar bien, ser felices y seguir para adelante.

Esa es la visión que me transmite la gráfica con los percentiles infantiles de mis hijas y el motivo por el que la pondré en la pared.

A ver como me queda terminada una vez juegue con mi material de scrapbooking.

Os la enseñaré por Instagram.

Por cierto, esta hoja pertenece a la colección Special Delivery de Pebbles.

Suscríbete al Boletín del Domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *