Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

La Pelota de pilates en el Embarazo

En mi embarazo pasé una época de bastantes miedos por mil cosas, el estar lejos de casa, el tener que dar a luz en un hospital sin epidural ( ahora ya no lo veo tan grave porque tuve un parto natural muy bueno), etc.

Eran muchas de las inseguridades que tuve y que sin embargo, conseguí vencer y superar gracias a mi pelota de pilates que puedo decir que metafóricamente fue mi mejor amiga durante el embarazo.

¿Por qué fue tan importante y te recomiendo una pelota de pilates si estás embarazada?

Principalmente porque desde que la compré allá por el segundo trimestre los dolores de espalda desaparecieron.

Es verdad que me pasaba mucho tiempo sentada en la pelota y que antes de comprarla busqué mucha información sobre su uso y ejercicios para poder hacer con ella.

Todo eran ventajas y me animé.

Estoy convencida de que mi niña se encajó tan bien en la posición perfecta para salir gracias a la pelota ya que se trabaja mucho la pelvis.

Cuando estás sentada digamos que ya por el propio peso de tu cuerpo y el efecto que supone sentarse en ella, tu columna se pone recta, la pelvis llega a estar a una altura paralela a las rodillas y te abres bien, digamos claro.

Haciendo pequeños ejercicios, tipo círculos rotativos de un lado para otro o adelante y hacia atrás, trabajarás todo el suelo pélvico.

Es muy importante que la pelota tenga las medidas adecuadas a tu peso y altura, la mía es el modelo más pequeño. Y sí es importante, yo lo noté el día del parto.

Para empezar, entré diciendo algo así “mira si me puedes conseguir la pelota de pilates porque sino mando a mi marido a por la mía” fue la única cosa fuera de mí el día del parto.

Sabía que tenía que parir sin epidural y lo haría con la pelota.

Y así fue, sólo había una y menos mal que no puso nadie más de parto y nadie la pidió, eso sí era xxl por lo menos ya solo sentarme encima me costaba bastante y en algún momento entre contracción y contracción pensaba “como dé un brinquito salgo disparada al techo”

Que no paso y la pelota me ayudo sobre todo en una primera fase de dilatación donde mi marido me hacía un masaje en la parte baja de los riñones mientras yo me balanceaba en ella, casi de puntillas, que no era como la mía que estaba más cómoda pero bueno, causó su efecto.

Durante el último mes, me ayudo mucho a estirar la espalda, me ponía de rodillas y luego la abrazaba sin apoyar la tripa solo el pecho.

Y para colmo, por las noches los primeros meses es donde mejor daba el pecho y a su ves creo que ayudó a que mi suelo pélvico volviera a su ser.

Yo  compré la pelota de pilates en el decathlon, recuerdo que no llegó ni a 10€ pero vamos que algún día la inflo y le saco una foto o le hago un monumento porque me resulto de tanta utilidad que ya era hora que lo compartiera con vosotras, sobre todo si estáis embarazadas porque notaréis una gran ayuda.

También es conocida como balón suizo o pelota suiza por si queréis buscar por san google y ver que tipo de ejercicios podéis hacer pero recordad que es importante que se corresponda con vuestro peso y altura.

 

Suscríbete al Boletín del Domingo

Comments

  1. 2

    says

    Hola Sonia, a mi la pelota de pilates me parece totalmente imprescindible para las embarazadas. Comi bien dices ayuda en todo, para los dolores de espalda del embarazo, para el suelo pélvico y,por supuesto, para el parto.
    Yo también la utilicé muchísimo, y de vez en cuando la vuelvo a sacar para estirar un poco la espalda.Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *