Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

Los primeros miedos infantiles a los 2 años de mi piccolaojazos

Hace tiempo que había notado que mi hija estaba manifestando el miedo como una emoción más.

Y es que el miedo junto con la rabia, la alegría y la tristeza es una emoción natural más que todo ser humano siente.

Sin embargo, es una emoción que ha ido verbalizado cada vez com mayor intensidad  y mayor frecuencia que las emociones positivas.

Para ella es fácil decirme: “mami paura” (paura significa miedo en italiano)

Y sin embargo, no es común que me diga mami estoy contenta. Es lógico, pero por otro lado, me gusta que cuando está contenta reforzar esta emoción que está sintiendo verbalmente y que la exprese.

Le digo: ¿Estas contenta? y ella sonríe y dice, “sí, contenta”.

Es algo que veo desde que sentí el horror en sus ojos y la oí gritar por miedo.

Volviendo a los miedos infantiles más comunes …

Es normal que, es lo que ha ella le pasa, que sientan miedo a su edad.

Quizás el miedo más conocido es el de la oscuridad, miedo que ella no tiene. Normalmente, los niños que padecen este miedo a la oscuridad desaparece después de los 5 años.

Por ahora no es nuestro caso.

Siendo más pequeña, no recuerdo si 12 meses o 18 meses, creo que más bien hacia los 12 recién había aprendido a andar.

Una vecina vino con su pequeño perro joven de pocos meses, y saltó automáticamente encima de mi hija, se le escapó el perro a la vecina de su regazo y saltó de forma que mi #piccolaojazos calló de culo.

Era pequeña para verbalizar, pero vi en su cara miedo. No obstante, no le dí mayor importancia.

Desde que cumplió 2 años, me ha dicho “paura” ante muchas reacciones normales como ver la tv que es siempre bajo mi supervisión y derrepente algo en los dibujos que la asusta. Este algo, que yo también veo si suele ser una pelea, un enfado entre los protagonistas o alguien malo que va hacer algo.

En otras ocaciones, ha mostrado “paura” ante lo desconocido, cuando hemos viajado en avión y ha visto muchas personas de golpe y quizás tenía miedo a perderse o cuando un ruido fuerte y exagerado le ha pillado por sorpresa: una ambulancia, unos fuegos artificiales, etc.

Pero la semana pasa, volvió su primer temor, que es común entre los miedos infantiles de 2 años.

El miedo a los animales.

Ella tiene miedo a los perros pequeños.

Íbamos andando, se acercó un perro pequeño y ya quería brazos mientras decía paura….yo no la cogí, seguimos de la mano mientras le decía que no hacía nada que estaba el perro caminando junto a nosotras.

Con la mala suerte, que otro perro pequeño vino, paso detrás de ella corriendo y la tocó, mientras empezó una pelea con el otro perro que estaba junto a nosotras.

Su cara blanca, su grito de horror, me paralizaron al ver cuanto miedo estaba sintiendo en ese momento, pero es que salieron vecinas a las ventanas del grito que pegó.

La cogí en brazos enseguida y la tranquilicé, pero desde entonces, cuando llega la noche y la hora de ir a dormir no quiere dormir cuando ella dormía muy bien y dice que tiene miedo del perro.

Ahora me cuesta mucho dormirla, y más hacerle entender que no tiene que tener miedo a los perros sobre todo sino están presentes pero esta es una etapa más que estamos viviendo.

¿Tus niños tienen miedos infantiles? ¿Cómo has hecho para que tengan memos miedo?

Suscríbete al Boletín del Domingo

Comments

  1. 1

    says

    Vaya, pobrecilla. Es difícil porque, por regla general, la mayoría de los miedos son irracionales. Mis peques a los animales no les tienen miedo, también han estado con ellos desde bebés (mis suegros tienen perro y mi madre gato) así que les encantan, sobretodo al pequeño, al mayor le dan algo más de respeto, pero no los teme. Sin embargo conozco muchos niños que sí tienen miedo a los perros y son ya bien mayorcitos y no pueden ni verlos de lejos. Los dos míos oarecen tener más miedo a la oscuridad, siempre he de dejar luces encendidas hasta que concilian el sueño. También a monstruos o personas malas que creen que pueden encontrarse dentro de casa (¡ya ves!). Y el mayor ahora, especialmente, se agobia y lo pasa mal cuando ve también mucha gente. Recuerdo que a él le pasaba un poco como a tu peque, con ruidos fuertes, gente… Nada, paciencia, son fases normales que han de pasar. Lo importante es que a ti no te vean esos temores y poco a poco comprenderán que no tienen nada de qué asustarse. Si nos ven a nosotros temerosos, no dudes que se lo transmitimos. Un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *