Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

Regala este curso por 24,99€ usando el cupón: mamatijeras

¿Cuándo empiezan a hablar los niños?

La semana pasada os hablaba un poco de cómo mi princesa se soltó con su primera palabra con 7 meses y los idiomas que hablamos en casa.

Niños Bilingües: Mami, una de esas palabras mágicas que suenan por su boca.

Hoy profundizo un poco más sobre este tema.

¿Cuándo empiezan a hablar los niños?

Los bebés empiezan a hablar a comunicarse con el llanto.

En un primer lugar, el llanto es su manera de decir las cosas: tengo sueño, tengo hambre, he hecho caca.

Los niños normalmente no empiezan a decir sus primeras palabras hasta que no llegan al 9º o 12º mes. Cada bebé como cada persona es única e irrepetible en la vida y cada uno tiene un proceso de aprendizaje distinto, ni mejor ni peor.

Mi princesa dijo mamá claramente con 7 meses, pero por ejemplo, no le han salido los dientes hasta que ha cumplido 15 meses.

Ahora con 17 meses, me dice si se le ha caído el zapato, dice gracias cuando le doy algo, agua cuanto tiene sed, esto cuando quiere coger algo, aquí cuando quiere ir a un sitio, etc…le gusta hablar.

Hay estudios que dicen que las niñas estás predispuestas a aprender a hablar antes que los niños y que presentan menos dificultades en el desarrollo del habla. Asi que si tienes un niño y aún no ha dicho mamá o papá puede ser por ello, no te preocupes que todo llega. Y si no que me lo digan a mí que pensaba que ya no le salían los dientes. 😉

En nuestro caso, ella va aprendiendo palabras nuevas cada día, cada día me sorprende con una nueva y memoriza tanto el italiano como el español. Hasta ahora predominaba el español pero veo que poco a poco la lengua paterna va ganando partido.

Cómo hemos estimulado a mi princesa para que empiece a hablar

Cuando estaba embarazada estaba trabajando en una academia de idiomas, preparando a niños en inglés al nivel KET y dando clases de Español

En concreto tuve varias alumnas de primer año de Español  y tuvieron que aprender todos los verbos. Mientras los repetían en voz alta para memorizarlos recuerdo que bromeábamos diciendo que mi niña se sabría tanto las formas verbales del subjuntivo y como del indicativo de tanto oirlas.

Siempre desde el momento cero del embarazo le he hablado en voz alta, decimos su nombre con rapidez con lo cual no use apelativos cariñosos cuando estaba dentro de mi  para referirme a ella. Siempre le llame por su nombre propio.

He creado la rutina de hablar siempre con ella, y de explicarle todo: Ahora te voy a ir a cambiar el pañal, ahora vamos a tirar el pañal a la basura, ahora vamos a jugar con la pelota y a llamar cada cosa por su nombre.

No dejo a su padre que se invente palabras que no existen hablando en un idioma de “niños” porque él no es un niño y tiene que dar ejemplo.

Al principio, sólo intentaba hablarle con palabras de dos sílabas o monosílabos, ahora intento que sean de tres pero esas se le resienten. La más difícil que dice es gracias, y más bien lo dice en italiano “grazie” fonéticamente es más fácil.

Solemos jugar mucho al “Dondé está”…y ella va y me lo trae o me lleva de la mano y me dice aquí. A veces, simplemente no juego, no me acuerdo donde he dejado algo se lo pregunto por si suena la flauta, y ella lo encuentra, sobre todo cuando no sé dónde he dejado las gafas y claro sin gafas, encontrarlas en un poco más difícil. Ahí esta ella para ayudarme.

Copia todo, todo y por ello tengo que estar muy pendiente de cómo digo las cosas. A través de ella me he dado cuenta de que me he “italianizado” y de que gesticulo bastante. Aunque no es culpa de los italianos, siempre he utilizado mucho el lenguaje corporal a la hora de transmitir un mensaje en la comunicación. Pero ella, me ha hecho ser más consciente sobre este ello, porque me copia tal cual.

Tanto que creo que ya ha decidido que de mayor quiere ser mamá blogger, es difícil que no me vea en el ordenador y no quiera teclear, lo hemos solucionado con un teclado viejo que se pone sobre sus piernas y empieza a teclear, y no con un dedo, no, sino con los dos índices y con las dos manos. El botón intro es su preferido, porque será.. (intro)

(intro)

Hablamos mucho y a ella le gusta hablar, esta mañana me ha despertado cantando, más bien tarareando algo, se ve que le gusta escuchar su voz, y a mí me hace despertarme con una sonrisa aunque sean las 6 de la mañana y tenga mucho.

¿Cómo está siendo el aprendizaje de vuestros niños? ¿Cuáles son sus palabras preferidas?

Suscríbete al Boletín del Domingo

Comments

  1. 2

    says

    Yo soy poco habladora e intento hablar más para que ella me escuche… Diciendo lo que vamos haciendo como explicas tú. Pero tengo miedo de que no aprenda a hablar bien por mi forma de ser.

    • 3

      MamáTijeras says

      No te preocupes, el proceso de aprendizaje se da antes o después, puede ser que un niño estimulado aprenda antes pero no significa nada, el fin último es aprender a hablar y eso lo harán todos antes o después. Cada uno es como es y lo importante es aceptarnos y no juzgarnos.
      Aprenderá a hablar bien.

  2. 4

    says

    Eso está fenomenal, el verbalizar todas las acciones, les hace hablar más y mejor (al menos practican más). Gololo, el mayor ha hablado desde siempre muy bien, muy clarito. El pequeño prometía mucho! Con tres meses o cuatro imitaba la palabra “hola”… ¡Increíble! Y luego… A día de hoy va a hacer tres años y cuesta entenderle a veces porque no vocaliza, pero bueno, se maneja. Cada uno lleva su ritmo y los niños bilingües suelen soltarse más tarde, así que tu peque va fenomenal. Y, ah! Eso de oírse… Sí que les encanta! Oírse cantar, gritar y llorar, jajjajajajajaj. Un beso!

    • 5

      MamáTijeras says

      Sí le encanta oírse, en principio va bien, pero cada uno tiene un ritmo, lo importante es que al final todos acaban hablando, un beso!

  3. 6

    says

    Me encanta tu niña! Nosotros también le hablamos siempre y de manera clara. Jamás utilizamos diminutivos, y las cosas las llamamos por su nombre, nada de guauguau es perro… y así. De momento con casi el año dice aita ama, agua a su manera y galleta también. El otro día se le escapó agur, y aquí lo dice desde hace unas semanas. Parece que tiene ganas, siempre está haciendo ruiditos jeje. Un abrazo

  4. 8

    says

    Yo pienso como tú, y he actuado en consecuencia: hablándole mucho desde pequeño y diciéndole con un lenguaje normal (sin infantilizar) cada cosa que hacíamos, lo que haríamos después, nombrando cada cosa por su nombre… Ahora con 20 meses se suelta cada día más y dice muchas cosas a su manera, yo se las repito bien pronunciadas, por ejemplo él dice bo-món, señalando los bombones y yo le pregunto ¿qué quieres un bombón?. Por eso me da mucha rabia cuando los abuelos paternos sobre todo, le habñan con su mismo lenguaje, aba (agua), man (pan), umo (zumo), porque aunque no crea que por ello se va a quedar sin hablar, me parece que es frenarle y no estimular su aprendizaje. Pero bueno, que se le va hacer!!

    • 9

      MamáTijeras says

      Genial como lo estás haciendo. El tema de los abuelos es complicado, piensan que como ya han sido padres lo que hacen está bien y punto, no dándose cuenta de que ahora son abuelo y no padres y nos tienen que respetar. Pero nos pasa a casi todas…yo creo que lo estás haciendo genial, gracias por pasar.

  5. 10

    says

    Nosotros hacemos lo mismo, yo más que Papidire que suele ser más callado, pero intento comentar cada cosa que vamos haciendo y de una forma normal, sin infantilismos, odio escuchar un “mira el guaga” a mí nunca me hablaron así y tampoco lo hago con Vikingo. De momento hablar habla poco, solo palabras sueltas e idioma bebil, pero me parece increíble como trae las cosas cuando se las pido. Me doy cuenta de que cada día comprende mejor nuestro idioma, eso sí, tengo que ir aprendiendo por mi parte a no decir ciertas palabras y aprender a decir ciertas cosas de otra forma. Un besazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *