Club de Lectura: “Una hija es una hija”

Hola Chicas.

Sigo avanzando con los propósitos del nuevo año.

Os comenté que quería leer al mes mínimo un libro y la mejor forma de hacerlo y de llevarlo a cabo ha sido apuntándome a un Club de Lectura.

En Enero he leído 5 libros. No creo que sea capaz de sacar el tiempo para reseñar todos.

Sobre Maternidad he leído:

“Mi niño no me come” y “Bésame Mucho” de Carlos González.

“Ejercer de Madre: superar los nueve desafíos de la maternidad” de Valerie Davis Raskin.

Como decía me he apuntado a un Club de Lectura.

El primer libro para tratar era Orgullo y Prejuicio de Jane Austen.

Cuando estuve en Inglaterra lo leí en versión original y también ví la película porque el libro sólo era un pelín difícil en aquella época para mi nivel de inglés.

Este libro ha sido el reto de lectura para el mes de Enero.

Unas 16 mujeres hablamos sobre esa época, sobre su autora y sobre el libro por supuesto, mientras nos tomábamos una riquísima infusión, escuchando suavemente un piano que sonaba de fondo.

Un ambiente cálido, cercano y que unía a mujeres de distintas edades, culturas con una misma afición: la lectura.

Bien.

Pues os reto yo también. Que sé que muchas que me seguís os encanta leer. A leer el próximo libro.

Yo ya lo he leído.

Es “Una hija es una hija” de Mary Westmacott.

¿Quién es Mary Wesrmacott?

Si digo Agatha Christie…¿Sabéis quien es, verdad?

Bueno pues  Agatha Christie y Mary Westmacott son la misma persona. Son pseudónimos. Los seudónimos de Agatha Mary Clarissa Miller. Que según que género trataba usaba uno u otro.

Como Agatha Christie fue muy reconocida y admirada por sus novelas policíacas.

Sin embargo, cuando pretendía hablar de moralidad o sobre otros temas que podrían ser tabúes en su época usaba otros pseudónimos.

En “Una hija es una hija” la protagonista Ann, viuda y con una hija veinteañera se le presenta a sus 41 años una segunda oportunidad en el amor.

¿Qué pasa? Os diré que no se puede calificar como una novela romántica.

Más bien relata una realidad social de finales del sigo XIX y principios de los XX.

Donde “una hija es una hija” pero “una madre es una madre” y una madre lleva haciendo sacrificios para sus hijos desde hace mucho.

Así que no creo que a lo largo de nuestra historia en ningún momento se nos haya dicho que la maternidad es un camino de rosas.

Y puedo acabar el post aquí y no añadir lo siguiente.

Pero no se me quitan de la cabeza las palabras de Samanta Villar de “Me comieron el coco y quise tener hijos porque me decían que era maravilloso”.

En “Una hija es una hija” habla una mujer de 41 años en relación a su hija veinteañera. En el libro de Samanta una mujer de 41 años habla de experiencia con sus mellizos que no tienen todavía ni un año.

No sé entonces qué pensará cuando lleguen a la pubertad…..

Suscríbete al Boletín del Domingo

Comments

  1. 1

    says

    Hola Sonia, me apunto al reto de la lectura de este libro que viniendo de Agatha Christie no debe tener desperdicio, y referente al tema de Samanta creo que es precipitado por su parte dar una valoración de la maternidad, cuando sus hijos como bien dices aún no llegan al año, también según me dicen, ella estaba viviendo un momento profesional muy importante “viento en popa” como dicen y lógicamente al ser madre y con dos hijos de un plumazo, se siente desbordada como todas nos sentimos sobre todo los primeros años, obviamente es su forma de sentir y en los sentimientos no cabe la valoración ajena cada una vive o siente lo que siente desde su propia perspectiva y expectativa.
    Un abrazo y lo dicho me apunto al reto en breve!

    • 2

      MamáTijeras says

      Hola Silvana, ¡Qué bien! si te gusta Agatha Christie seguro que te encantará. Son 250páginas y se lee muy fácil. Cada mes os propondré el libro que me toca a mí leer en el club de lectura, donde leeremos sólo a mujeres. Espero que te guste…. un abrazo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *